31 de julio de 2018

,   |  1 comentario  |  

Daniel Freidemberg

Abril   



Acá la noche. La  
        hilera de luces 
de la avenida, atrás,  
y acá, ahora, alta, en la 
noche, una estrella.  
               ¿La misma? 

No sé: una es- 
trella, al- 
go ahí, en  
           lo alto 
del mundo, en  
el mundo,  
que brilla, 

como si  
fuera a irse,  
o no alcanzara  
del todo a llegar. 
Ni la palabra  
ni el recuerdo:  
una estrella, 
tic de luz 
puesto, vaya a  
saber por  
quién o qué, a brillar 
sobre lo negro del presente, 
y acá el presente, con  
estrella y todo. 

Estrella y 
            todo:  
            un gran  
telón de escombros 
se arrumba al fondo: 
ni un comienzo ni un fin. 

Miro esa luz que 
la palabra “estrella” no toca. 



Abril (XIV) 



Había que, dijeron, blindar, 
yo lo creí, para escribir, la rosa,  
pero al fin blindamos 
sitios para escribir, era que el aire 
tocaba el nervio, y yo no quise, 
no quiero gritar. Escrito en un  
Mc Donald’s de barrio: descubrí 
la gran pasión, la mayor de todas, 
la que se cambia, como el dinero, por todas: 
la Indiferencia. Escrito en un Mc Donald’s 
de barrio: Indiferencia. No supe, no 
quise blindar las palabras: 
miren estos agujeros, estos tropiezos, esta confusión. 



Abril (XXIII) 



Sobre tu amor y tu 
debilidad, cuando avancen 
hambrientos los perros, 
los ojos rojos de terror, 
que se lo coman todo y 
acabemos, 
una vez y otra vez. 



Daniel Freidemberg (1945, Resistencia, Chaco, Argentina)
De: "Abril", Barnacle, 2016
Imagen: Youtube



1 comentario:

  1. ...lucidez organizada, lucidez comentada, lucidez ordenada por su propio desorden: el orden de las estrellas, esa luz en el fondo del pozo, como un cielo el pozo, como una luz, como una lúcida luz, como una estrella...

    ResponderEliminar