24 julio 2018

,   |  0 comentarios  |  

Pat Boran | Traducción de Adam Gai


El poeta ocasional. Poesía irlandesa


Carbón



La familia de mi padre perdió la vida respirando día a día
ese primo siniestro del diamante, la oveja negra más negra de todas,
extraído del espacio escondido de la tierra, rostro de los riscos de la noche,
materia oscura todo el tiempo bajo sus pies.
De panza como los bebés, hijos siguiendo a sus padres
por las cámaras medio inundadas por la filtración y el sudor,
a través de pánicos de pestes, bolsillos de aire respirable,
más profundos que las sepulturas, dentro del  recinto mismo de la muerte

y más allá, se van arrastrando; y no van solos
sino que van junto con los rezos de aquellos que dejaron arriba
con la respiración entrecortada, mirando salir al alba
a los hombres cuyas sombras el atardecer recogería a sus casas.

Hace mucho que las minas están clausuradas, los túneles inundados.

El carbón viene ahora de las galerías de mundos distantes.
El motor del imperio, frío y alienado como siempre
sigue siendo hoy  un misterio

como cuando lo tuve por primera vez en mis manos,
como  un niño pequeño que siente el relato de su tribu,
su sangre,  su dureza de cuerpo astral, historia y memoria comprimidas
en un solo elemento que la oscuridad ha sacado a la luz.



Coal



My father’s people died for it, one breath at a time,
this sinister cousin of diamond, this blackest of sheep,
hewn from the deep space of earth, the cliff face of night,
the dark matter all the while under their feet.

Down on their bellies, like babies, sons trailing fathers
through chambers half‐flooded by seepage and by sweat,
through panics of vermin, pockets of breathable air,
deeper than burial, into the very neighbourhood of death

and beyond they crawled; and they didn’t go alone
but with the prayers of those they left above
shallow‐breathing to watch them setting out at dawn,
the men whose shadows dusk would gather home.

The mines are long since closed, the channels inundated.

Coal now comes from some underworld a world away.
The engine of empire, cold and alien as ever
it remains as much a mystery today

as when I held it for the first time in my hand,
a small boy sensing the story of his tribe,
his blood; asteroid‐tough, history and memory compressed
into one, the darkness brought into the light.



Pat Boran (1963, Portlaoise, Irlanda. Reside en Dublin) 
Traducción: Adam Gai
Enlaces: 
Imagen: Youtube

0 coment�rios:

FIN DEL EPISODIO

FIN DEL EPISODIO
Mis textos