noviembre 27, 2011

,   |    |  

Alan Mills












Soliloquio en chat 















Es ruta para hacer sin sueño

con decisión de hilar e hilar

trocando este vacío en urna griega

o quema de palabras huecas.

La pantalla enfrente/

su brillo de dios sin cansancio.

Quiero desdecir esto que veo

escrito por quién sabe quién

y reiniciar la charla.

Nadie contesta.

Mojo la mirada en rabia.



En el salón un rumor denso.

Advierto que todos me esquivan

defendiendo la angustia de sus ojos.

Uno decide con quién hablar











Alan Mills (1979, Ciudad de Guatemala, Guatemala)

De: artepoetica.net



Imagen: http://alanmills.blogspot.com/






,   |    |  

Ulla Hahn













Cuidado











Mi anhelo tiene nuevamente

un nombre que me colma

con felicidad y dolor.

Sin embargo no hubo cambios notorios

Recorro los días sonriente

al igual que él me recorre

con su aroma y su voz

su presencia que conforma mi deseo

su cuerpo cubre el mío por entero

Intento con todas mis fuerzas

no decir

Ven o Vete o Quédate











Despedida











No te cierro los párpados

No te ato el mentón

No te cruzo un brazo sobre el pecho



Puedes abrir todavía la boca

y alzar la mano mientras el tren silba











Ulla Hahn (1946, Brachthausen, Alemania)

De: "Cercanía inusitada", 1988

Traducción:  Raúl Bochardt



Imagen: blog.zeit.de

noviembre 25, 2011

,   |    |  

Germán Arens, un poema inédito



Pandemia



La amenaza
hizo
que las
autoridades sanitarias de Río Negro
mantengan
una vigilancia epidemiológica constante
en el
paso  de La Adela (La Pampa) a Río Colorado (Río
Negro).
Se
detectaron treinta y siete viajeros
con  síntomas de gripe aviar.
La Organización Mundial de la Salud
alertó que
la principal diseminación del virus
es a través
del transporte aéreo.
En Patagonia
se obligó a posponer viajes.
La cantidad
de afectados en Argentina
es de tres
mil trescientas veinticuatro personas,
de las
cuales murieron trescientas ochenta y tres.
China
demoró en cuarentena a quienes
retornaban
de zonas infectadas.
Estados
Unidos, país en que se declararon los primeros casos,
ordenó  una emergencia nacional de salud,
En Europa los
pilotos de vuelos internacionales
deben
informar si trasladan pasajeros con síntomas
antes de obtener
el permiso de aterrizaje.
Corea del
Sur, Singapur, Indonesia, Tailandia,
Japón y
Filipinas, activaron scanners termales
y examinan
a todos aquellos que  provienen de
Norteamérica.
En México
los casos ascienden a veintisiete mil afectados
y dos mil
cuatrocientos setenta y tres muertos.
El virus se
extiende, implacable… por todo el planeta.
El virus se
transmite, implacable… de persona a persona.
Científicos
del  mundo entero trabajan en la elaboración
de una vacuna protectora.
El impacto
es devastador. Nos enfrentamos al peor bioterrorista
de la
historia… La Naturaleza.



De: "Clase B", inédito
Enlaces: Germán Arens

noviembre 23, 2011

, ,   |    |  

Francisco Bitar






El cielo es uno solo pero está en movimiento











Puedo ver tu edificio desde acá,

los pasillos oscuros por donde anda el viento

y la fila de matafuegos rojos

que aparecen uno encima del otro

cuando alguien activa la luz.

En tu departamento

un plato y un vaso puestos a secar

brillan con la luna

que entra por la ventana,

dos guantes celestes de lavar

cuelgan sin aire de la canilla

y desde la cocina se escuchan

las paletas del ventilador

mientras los oídos están vueltos

a lo que se dice en sueños.

Puedo perderme en todo esto,

pensar: mañana cuando encuentres

las sillas separadas de la mesa,

pero ahí está tu edificio

uno de los más altos

de toda la ciudad

y si quisiera volver al mismo lugar

podría guiarme por el cielo

donde siempre a esta hora

dos aviones que vienen

de oceános opuestos

trazan una curva al fondo

y se cruzan en la noche.

















Francisco Bitar (1981, Santa Fe, Provincia de Santa Fe, Argentina)

De: "Ropa vieja: la muerte de una estrella", Ediciones Stanton publicado en Revista Ñ del 12/11/2011



Imagen: festivaldepoesiaderosarioenfotos.blogspot.com

noviembre 22, 2011

, ,   |  1 comentario  |  

Gerardo Lewin









Añadir leyenda

Café
Henrietta - Tel Aviv





A Tal Nitzan








Convenientemente
rociado en gasolina


salgo
al encuentro de la mujer dragón.





En
su garganta anida un fuego triste:


todo
cuanto ella diga arderá hasta el cimiento.





Le
proponen vivir el resto de sus vidas


en
un alegre calabozo de floridos muros ilustrados.





Grandes
genios y eminentes doctores


clavaron
una espada en su corazón.


Su
mirada me advierte:


"Piensa
antes de rescatarme".





¿Qué
debo hacer? El tiempo vuela y mi cerebro arde.


Alguien
acaba de llamar a los bomberos.





Pido
un café.





¿Por
qué miento?


¿Por
qué digo que entiendo


si
las palabras zumban como moscas?


¿Por
qué creo que puedo traducirla


si
de su boca sólo he visto surgir


un
humo rojo?





Es
el juego habitual del kamikaze solitario,


del
amable suicida sonriente:


exhala
para mí tu llamarada.





Quiero
morir crepitando bajo tu limpio fuego,


achicharrado
por una convicción o una broma casual.





Un
gesto, un último estertor: yo me hago cargo de la cuenta.





Faltaba


más.



















Apogeo y caída de Lady Frankenstein





A Fabián Cerezo


A Daniel Katz











Ahora
se ha refugiado


en
la profundidad del bosque


para
sembrar el terror


entre
los jóvenes aldeanos.





(espantosas visiones


de
cuerpos


desmembrados)





Un
ser abyecto y lujurioso,


una
abominación.


La
culpa es sólo mía.





Sucumbí


ante
el dilema clásico:


¿he
de librar a su albedrío a ésta,


mi
propia criatura?


Resurrecto,


su
vacilante espíritu


no
supo resistir


el peso de la ambigüedad.





No me guió, para el trazado del conjunto,


un espúreo sentido de lo bello


sino
el mero albur de lo existente.


En las turgencias frías, urgencias del saqueo,


no conseguí apartar


(esenciales suturas invisibles)


justas de pecadoras.


Amor mortis
rigorque:


la estadística o la química orgánica encendieron


el brillo
azul en su mirada.





Hemos
logrado, al fin, acorralarla.





Absorta,
incoherente frente al fuego,


balbucea
en su media lengua:


-
Amiga… Amiga…


Yo
sólo quiero


ser
tu amiga.





Con
todo el maquillaje


corrido
por las lágrimas


parece,
verdaderamente,


un
monstruo.








Gerardo Lewin (1955, Buenos Aires, Argentina)





Imagen: facebook 

noviembre 19, 2011

,   |    |  

Antonio Cisneros










Cuatro boleros maroqueros











1

Con las últimas lluvias te largaste

y entonces yo creí

que para la casa más aburrida del suburbio

no habrían primaveras

ni otoños ni inviernos ni veranos.

                                                 Pero no.

Las estaciones se cumplieron

como estaban previstas en cualquier almanaque

Y la dueña de la casa y el cartero

no me volvieron a preguntar

por ti.



2

Para olvidarme de ti y no mirarte

miro el viaje de las moscas por el aire

           Gran estilo

           Gran velocidad

           Gran altura.



3

Para olvidarte me agarro al primen tren y salgo al campo

Imposible

Y es que tu ausencia

tiene algo de Flora de Fauna de Pic Nic



4

No me aumentaron el sueldo por tu ausencia

sin embargo

el frasco de Nescafé me dura el doble

el triple las hojas de afeitar













Antonio Cisneros (1942, Lima, Perú)

De. "El libro del loco amor, 1972



Enlaces: El poeta ocasionalTonos, revista electrónica de estudios filológicos

Imagen: larepublica.pe

noviembre 11, 2011

,   |    |  

Raymond Carver


Cubiertos



Haciendo trolling con el señuelo 20 pies detrás del bote
bajo la luz de la luna, ¡cuando el enorme salmón picó!
Y salió entero afuera del agua. Pareció pararse
sobre su cola. Después volvió a caer y se fue.
Temblando, seguí hasta el puerto como si nada
hubiera pasado. Pero había pasado.
Y pasó tal cual lo acabo de contar.
Me llevé el recuerdo a Nueva York
y más allá. Me lo llevé donde quiera que fui.
Todo el camino hasta aquí, hasta la terraza
del Jockey Club de Rosario, Argentina.
Desde donde miro el ancho río
que devuelve la luz de las abiertas ventanas
del comedor. Me quedo fumando un cigarro,
escuchando el murmullo de los socios
y sus mujeres adentro, el leve sonido
metálico de los cubiertos contra los platos.
Estoy vivo y bien, ni feliz ni infeliz,
aquí en el Hemisferio Sur. Por eso me deja
más perplejo que nunca
el recuerdo de ese pez perdido, alzándose,
dejando el agua y volviendo a ella.
El sentimiento de pérdida que me asaltó entonces
me asalta todavía. ¿Cómo transmitir algo de lo que siento
sobre este asunto? Adentro siguen
conversando en su propia lengua. Decido caminar
por la orilla. Es la clase de noche
que hace que hombres y ríos estén más cerca.
Camino un trecho, después me detengo. Advirtiendo
que no he estado cerca. No
durante muchísimo tiempo. Ha sido
esta espera la que ha venido conmigo
a todas partes. Pero ahora crece la esperanza
de que algo se levante y salpique.
Quiero oírlo, y seguir adelante.



CubiertosEnlaces: Raymond Carver
Traducción: Mirta Rosenberg
Imagen: triunfo-arciniegas.blogspot.com

noviembre 02, 2011

  |    |  

Definiciones sobre un personaje






No es difícil adivinar qué es lo que debes hacer.



No necesita pensar mucho para saber qué debe hacer. Si quisiera, podría hacer lo correcto con precisión casi infalible. Lo que le da que pensar es si puede seguir siendo poeta mientras hace lo correcto. Cuando trata de imaginar el tipo de poesía que fluiría de hacer lo correcto una y otra vez, solo ve un rotundo vacío. Lo correcto es aburrido. (...) Por supuesto, en el fondo sabe que el destino no irá a visitarle a menos que él lo obligue. Tiene que sentarse y escribir, es la única manera. Pero no puede empezar a escribir hasta el momento adecuado, y da igual lo escrupulosamente que se prepare, vaciando la mesa, colocando la lámpara, dibujando un margen con regla en la página en blanco: pese a todo, no le vendrían las palabras. O mejor dicho, le vendrán muchas palabras, pero no las correctas, la frase que reconocerá en el acto, por su peso, por su aplomo y equilibrio, como la destinada.











"Juventud", de J.M. Coetzee, Debolsillo, 2010

Traducción: Cruz Rodríguez Juiz





* El resaltado es mío.

noviembre 01, 2011