junio 30, 2017

, ,   |  0 comentarios  |  

Barbara Guest



Paracaídas, mi amor, podrían llevarnos más alto



Acabo de decir que no sabía
Y ahora estás tomándome
En tus brazos,
Qué amable.

Paracaídas, mi amor, podrían llevarnos más alto.
No obstante alrededor de la red estoy flotando
Pálidos y rosas, pescado azules, son atrapados en ella.
Son hermosos, Pero no sirven para comer.

junio 29, 2017

,   |  0 comentarios  |  

María Mascheroni


un silencio caliente    una enfermedad mortal 
arropa a todos los insectos entre sus vapores indiferentes 
este espacio detenido no promete 
las sombras no orientan 
ni las estrellas cuando el cielo descarnado 
enero nos ha desorientado nuevamente 
quiere y no quiere    quiere   y la margarita ya bosteza 
yo no sé 
dura perdura 
se desenrolla como las almas que duermen en los helechos 
enero es la simiente del letargo 
el capullo de virgo 
la razón enarbolada entre cotorras hirientes 
chillan cotorrean cantan chillan 
hasta quitarle las ganas al verano   
nosotros vemos que la piel decrece 
el agua sobra 
las piernas quieren desesperadamente afirmarse  
como un duelo de sátiros entre las flores 
pasa lento como el hornero lento 
o un manto para las conciencias arrasadas por los meses que avanzan 
hacia el comienzo que enero no promete 
que enero se saltea 
sin querer  
sin remordimiento 
enero se recuesta entre el plumaje que los pájaros pierden 
adentra en la argamasa de lo nuevo 
y vuelve a distenderse 
como el cuerpo largo de un animal que despierta 




la tristeza de los primeros días persuadió con facilidad a las acacias, 
a las gargantas fatigadas y cada tarde 
la conversación inadvertidamente  
halló sus fuentes en aguas lánguidas y claveles del aire 
gentilezas materiales a modo de recuerdos 
allí se encuentran las amigas 
en el muro de las palabras y la idea del amor 
algo inquietas    incrédulas de madurez  
preguntan por la mañana en los espejos cómo es 
cómo estoy aquí 
en este rostro que me mira con edad 
ríen y raspan la superficie de los comentarios 
desfilan con alegría bien intencionada por las habitaciones  
                                                                                      espaciosas 
como si hubiera bien o cercanía 
mientras una necesidad terrible    mal trazada    se hunde 
subrepticia en la zona que no se siembra 
y produce pequeños desórdenes en sus tocados 
pensamientos de aire confuso 
arraigo    a los claveles 





la bella vejez 



hoy tengo un buen día    dice 
y mira las flores    con la punta de los dedos 
se cerciora 
día a día se cuentan ahora los días de su vida 
roza las flores 
decide recomenzar con las orquídeas 
mientras me cuenta 
un interruptor celeste ordena como puede 
la partitura inicial de la mañana  
      olvida que sus ojos no 
      -la mano o incluso mi relato verán más- 
      y la escena de pétalos carnosos desata la visión 
               milagro otra vez entre las ramas negras 
               detrás de las ramas negras 

mi madre tiene hoy un buen día  
ochenta y tres años 
y un hilo de colores variados 

con el que enhebra diaria y delicadamente 

su coronilla a los instantes 
             - alegría de cada siesta en el relámpago- 
si dios quiere 

yo sólo atino a declinar mi infancia 
y alzo las flores ante ella con alegría 
como si el abrigo no acabara nunca 




junio 27, 2017

,   |  0 comentarios  |  

James Tate





En mi vida anterior fui perro, un perro
tan bueno que me ascendieron a ser humano.
Me gustaba ser perro. Trabajaba para un granjero pobre,
cuidando y reuniendo su rebaño. Los lobos y los coyotes
trataban de burlar mi vigilancia casi cada noche, y no perdí
ni una sola oveja. El granjero me recompensaba

junio 24, 2017

,   |  0 comentarios  |  

Robert Hass: una receta de cocina

¿Una receta de cocina en versos y estrofas o un poema muy simple?
Ud. quizás concluya que cualquiera es un poeta después de leer lo siguiente:


*


Usá una olla de base pesada
de tres o cuatro cuartos de galón.
Fileteá seis grandes

cebollas y saltealas
en aceite de oliva y manteca
hasta que se ablanden. Añadí

caldo de carne. Herví a fuego lento
treinta minutos,
agregá oporto rojo y cociná

durante una hora y media. Después
espolvoreá media taza
de Gruyère en dados y cubrilos

con una capa uniforme
de pan tostado y
Samsoe en hebras. Untá

encima manteca derretida
y horneá hasta que el queso
haga burbujas doradas.

Rodeate de amigos.
Junténse en un lugar cálido.
Serví con cucharón. Coman.



Considere esto: La lectura del poema hasta la anteúltima palabra demanda aproximadamente treinta o treinta y cinco segundos. 'Eat', 'Coman', se pronuncia en uno,  dos segundos.

Durante la mayor parte del tiempo Ud. ha leído la descripción de utensilios y alimentos que intervienen en la preparación de una comida. 
Es decir, el afán, el trabajo insume la lectura de casi la totalidad del poema, el gozo, el deleite, apenas un segundo. Ahora sólo nivele o compare la lectura de un poema a los actos de la vida.

Alguien muy entrañable dijo: “Un poeta es como cualquier hombre / pero cualquier hombre no es un poeta.” 


Robert Haas


 Otros poemas de Robert Hass, aquí

 De: "Home movies", Zindo & Gafuri, 2016
 Traducción de este poema: Silvina López Medin.



Use a heavy-bottomed
three -or four- quart pan.
Thinly slice six large

yellow onions and sauté
in olive oil and butter
until limp. Pour in

beef broth. Simmer
thirty minutes,
add red port and bake

for half an hour. Then
sprinkle half a cup
of diced Gruyère and cover

with an even layer
of toasted bread and
shredded Samsoe. Dribble

melted butter on the top
and bake until the cheese
has bubbled gold.

Surround yourself with friendas.
Huddle in a warm place.
Ladle. Eat.

   

junio 18, 2017

,   |  1 comentario  |  

Joanna Wajs




Cuando te sentaste 





cuando te sentaste para pelar la manzana
por un momento alguien paró el parloteo del mundo
y oímos cómo la piel caía en la alfombra
ante el silencio de la gente los animales se tumbaron
la casa se ladeó sobre el verde roto
detrás de la casa el niño al enterrar al perro
volvió a tocarlo para asegurarse
de qué se conseguía salvar con el pasar de las cosas
la pulpa de la manzana el movimiento de los dedos
el brillo del cuchillo

junio 16, 2017

junio 11, 2017

junio 10, 2017

, ,   |  1 comentario  |  

Anejo de Kim Addonizio




Basura




No sueles pensar a dónde va
después de que amarras la bolsa blanca y la lanzas
al contenedor que se encuentra en la calle. No piensas
en la pestilencia del camión al retroceder,
o en los hombres con sus asquerosos guantes
colgándose de los lados, maldiciendo desde la cercana
oscuridad de un nuevo día

junio 08, 2017

,   |  0 comentarios  |  

Diego Colomba


Papá trajo a casa un Cuatro Ele que le dieron como forma de pago



Y qué si enchispara esta ruina de motor que enchastra el porlan
y explotara ilusionada en la íntima demolición de la tarde
se pregunta con menos lirismo un hombre vacío
que ensaya en la palanca de cambios
disparos sin consecuencias:
seguramente sentiría en la punta de los dedos
el ritmo alternante de una realidad que falla
desaparece y se reanima
en otra parte.



Distancia


Esa anciana
de pelo
recogido
que fuma
sentada
en un tocón
del campo
con las piernas
cruzadas
cara
al viento
que cimbrea
el pastizal
quemado
y se da vuelta
como ausente
es mi madre.


Huérfano



En el desayuno de esta mañana
cambiaste sin decir nada
las galletas, el queso, la infusión acostumbrada
cuando ya me había acostumbrado
a ver en tu cara
el rostro de una mujer
desconocida.


Diego Colomba (1972, San Nicolás, Buenos Aires, Argentina)

junio 04, 2017

,   |  0 comentarios  |  

Alí Chumacero

Diálogo con un retrato /





Surges amarga, pensativa,
profunda tal un mar amurallado;
reposas como imagen hecha hielo
en el cristal que te aprisiona
y te adivino en duelo,
sostenida bajo un mortal cansancio
o bajo un sueño en sombra, congelada.
En vano te defiendes
cuando tus ojos alzas y me miras
a través de un desierto de ceniza,
porque en ti nada existe que delate
si por tu cuerpo corre luz
o un efluvio de rosas,
sino temor y sombra, la caída
de una ola transformada
en un simple rocío sobre el cuerpo.
Y es verdad: a pesar de ti desciendes
y no existe recuerdo que al mundo te devuelva,
ni quien escuche el lánguido sonar de tus latidos.
Eres como una imagen sin espejo
flotando prisionera de ti misma,
crecida en las tinieblas de una interminable noche,
y te deslíes en suspiros, en humedad y lágrimas
y en un soñar ternuras y silencio.
Sólo mi corazón te precipita
como el viento a la flor o a la mirada,
reduciéndote a voz aún no erigida,
disuelta entre la lengua y el deseo.
De allí has de brotar hecha ceniza,
hecha amargura y pensamiento,
creada nuevamente de tus ruinas,
de tu temor y espanto.
Y desde allí dirás que amor te crea,
que crece con terror de ejércitos luchando,
como un espejo donde el tiempo muere
convertido en estatua y en vacío.
Porque ¿quién eres tú sino la imagen
de todo lo que nutre mi silencio,
y mi temor de ser sólo una imagen?





Alí Chumacero (1918, Acaponeta / 2010, Ciudad de México, México)
Enlaces:

junio 03, 2017

,   |  1 comentario  |  

Rodolfo Hinostroza: Y continué P4 AR “Jugada peligrosa”, dijo el Maestro, “de la escuela romántica


Gambito de Rey 



Y continué P4 AR
“Jugada peligrosa”, dijo el Maestro, “de la escuela romántica. Andersen
sale así en la Inmortal. Cuide Ud. 4T y tal vez haga tablas”
 Y salieron mis escuadras imprecisas
transparente mediosueño bajo el canto del pájaro campana
y el árbol que todo lo sabe desplegando sentencias en románicas. PxP

FIN DEL EPISODIO: MIS TEXTOS