06 junio 2018

,   |  0 comentarios  |  

Lu Menezes

Poesía brasileña


Río congelado



Raro Río frío:
en mañana marina de Leblon
en la esquina de Delfín con Reina Guillermina,
belleza de lo Real -ferina- urdida en azul omnipresente
violado por banderas de alerta rojas, almendros refulgentes...
tachos de basura naranja, transeúntes, velas a lo lejos
y -sí- un perfecto pero:
este perro
negro con pata
enyesada - rota? torcida? Perro cojo
en blanco y negro en el corazón de la realidad hipercolorida
Todo tan vívido engendrado por el DJ del Azar
que ningún disco de Newton
jamás haría girar y generar
saldo amnésico
síntesis de cenizas 




Un río luso-holandés



Además de lado a lado alinear
Pan de Azúcar, Cristo Redentor, Piedra de Gavea, Dos Hermanos,
el Rio pintado en la pared de la panadería "Joya"
tenía molinos de viento a orillas de la bahía.

La ensenada carioca
tuneada por la mente aglutinante del pintor
anclada en una Holanda sin Mondrian,
sin diques de contención,
era aún enriquecida por el mecenas portugués

exponiendo a su vez
- contra la liquidez azul pincelada-
en el estante de los lácteos, entre latas de leche en polvo Nido
un ventilador polvoriento,
subtipo tropical de molino.

Y el girar de los diversos tipos de pan
en la mirada de un cliente
iría a alimentar
- mientras su café durase -
incierta energía vital elemental
empujándolo, de nuevo, a ordeñar
la voluble vasta vaca azul-lavable llamada imaginación


Era negra y era la Luna


(A Carlito Azevedo) 


Al astronauta le extrañó el lado oscuro de la Luna:
"Era negra como alquitrán
y era la Luna"

Una cosa es saber
que se trata de to be and not to be
la cuestión; otra, estar ahí -
en la oscuridad lunar como en nevasca negra
experimentando
un miedo incomparablemente nuevo 

Aquí
en la noche eléctrica clara por demás,
huéped turbulento de esta altísima
torre de hormigón sin sombra
de Aladdín, 

el viento

- flautista actuante, antes tan antes
de las primeras flautas de ala de buitre y presa de mamut -

seductor precursor
de Hamelín,

artista ancestral
con hambre sonora infinita,
ya no asombra,
infunde un miedo farsesco dudoso

mientras obsesivo, astuto, mañoso
infiltra por las rendijas de las ventanas antiruídos
su orquesta furiosa de soplos discursivos


Lu Menezes (1948, São Luís do Maranhão, Brasil)
Traducción: Aníbal Cristobo
Imagen: radiobatuta.com.br

0 coment�rios:

FIN DEL EPISODIO