junio 15, 2019

junio 04, 2019

  |    |  

Anuncio

Por fallas en los códigos de la plantilla, los textos en las entradas de este blog no se verán perfectamente configurados. De a poco, iré actualizando cada entrada; en particular, el interlineado entre versos hasta que el proveedor de la plantilla me ofrezca un solución general. Disculpen las imperfecciones. Demandará tiempo (u otro blog)


mayo 30, 2019

,   |    |  

Kenneth Rexroth: Anteojos de color rosa



[The City Lights in North Dakota Conference, in Grand Forks, North Dakota, sponsored by the UND English Department, was the first of many Beat related conferences recognizing the cultural importance of the Beats. Clockwise from top left: Michael McClure,Gregory Corso, Miriam Patchen, Kenneth Rexroth, Allen Ginsberg, Lawrence Ferlinghetti, Peter Orlovsky, Gary Snyder, Janie McClure, Shig Murao, Curator (name unknown - female), Joanne McClure Curator (name unknown - male),  March 18, 1974. - Photo by D.Sorensen ]

Anteojos de color rosa



Diez años, y todavía está en la Radio.
La vie en rose
Se derrama desde una docena de ventanas
En el canal. Una mujer
Y su hijo en una barcaza
De verduras la cantan.
Un hombre, limpiando
La proa de su góndola,
La canta mientras su perro mueve la cola.
Los chicos jugando a la rayuela la cantan.
Ropa a medio lavar cuelga sobre las cabezas.
Flota basura en el estrecho canal.
Más radios se suman.
A través
Del canal, detrás de las ventanas enrejadas
De la Cárcel de Mujeres, un centenar
De puras voces de carteristas
Y prostitutas comienza a cantarla.
Es como estar en la iglesia.
El próximo número es
Ciao, ciao, bambina.


Rose Colored Glasses


Ten years, and it’s still on the Radio.
La vie en rose
Spills out of a dozen windows
Onto the canal.
A woman
And her son in a vegetable
Barge sing it.
A man polishing
The prow of his gondola
Sings it while his dog wags its tail.
Children playing hopscotch sing it.
Grimy half washed clothes hang overhead.
Garbage floats in the narrow canal.
More radios join in.
Across
The canal, beyond the iron windows
Of the Women’s Prison, a hundred
Pure voices of pickpockets
And prostitutes start to sing it.
It is just like being in church.
The next number is Ciao, ciao, bambina.



Fuente: https://campodemaniobras.blogspot.com/2011/02/kenneth-rexroth-la-vida-color-de-rosa.html Traducción: Jorge Aulicino
Enlaces:
http://files.bibliotecadepoesiacontemporanea.webnode.es/200000152-d5c0fd6403/Kenneth%20Rexroth.pdf
http://el-placard.blogspot.com/2016/08/poemas-de-kenneth-rexroth.html
Otro poema de Kenneth Rexroth, aquí


Siguenos en FacebookSíguenos en TwitterSiguenos en BloggerSiguenos en Pinterest

mayo 27, 2019

,   |    |  

Dos poemas de Oulaya Drissi El Bouzaidi




¿Y si te presto un remo?


(…) Mi padre era campesino
en su tierra criaba sonrisas.
Antes
me dejó sonriendo a los ángeles
y me encerró en su tumba.
No soy feliz
es que
solo sonrío
para que me reconozca
mi padre quien me trajo al mundo…
y cada mañana riego la albahaca del balcón
con lágrimas que escondí para otro viaje
remiendo mis medias que
en mis viejos años sangraron
y cada vez que volvía al bar
bebía media copa
para molestar mis tristezas
que vienen apresuradas…
Y si te presto un remo
viejo
¿Curarás mi tristeza perdida
en las frustraciones de los exilios?
¿Llevarás mi cansancio
A bordo de los cadáveres?
¿Hundirás mi pesar
en la sal del mar?
¿ Recorrerás el camino
hacia la muerte?
Oh sombra
si te presto un remo
viejo
¿podré velar? (…)





¿Por qué no vienes?


(…) En mi viejo espejo
quería ser mar
pero mis olas estaban en un funeral.
Quería ser árbol
pero mis hojas cita tenían con los vientos.
quería ser montaña
pero mi espalda al descubierto estaba
quería ser tierra
pero mi lluvia caía
quería ser sombra
pero el humo estaba de pelea
quería ser pájaro
pero el bosque estaba de caza
quería ser tortuga
pero mi espalda estaba de guerra
quería ser rana
pero mi croar en el cielo estaba
quería ser flor
pero mi fragancia lo impidió
quería ser luz
pero mi lobreguez estaba en una discoteca
quería ser camino
pero mi memoria estaba confundida
quería ser diablo
pero mi abuela me perseguía
quería ser diosa
pero mi madre me cubría cuando dormía
quería no ser Yo
pero mi padre al mundo
me trajo…


ماذا لو سلفتك مجدافا؟


أبِي كَانَ فَلّاحًا
عَلَى أَرضِه يُربِّي البَسَمَات.
فِي حَيَاة سَابقَة
ترَكنَي أضْحَكُ للمَلائِكة
وَأغْلَق قبْرَهُ عليَّ.أنا لَسْتُ سَعِيدَة
كلّ مَا فِي الأمر
أنّني أبْتَسم
حَتّى يَتعَرّفنِي
أبِي الذِي أنْجَبَنِي
وًكلّ صَبَاح أَرشُّ حَبَق الشُرفَة
بدُمُوع خَبّأتُهَا لِرَحِيل جَدِيد
أُرقعُ جوَارِبِي التي
نَزَفَتْ فِي سَنواتِي القَديمَة
وَكُلّما عُدْتُ إلى الحَانة
شَرِبْتُ نِصْفَ كَأْس
لأزْعِجَ أحْزانِي
التي تَأتي مُسْرِعَة….
مَاذا لوْ سَلّفْتُك مِجْدَافًا
قَدِيمًا
هلْ تُسعِف حُزنيَ الـمُشَرّدَ
عَلَى خَيبَاتِ الـمَنَافِي؟
هَل تنقل تَعَبِي
عَلى ظَهْر الجُثَث؟
هَل تُغْرِقُ هَمّي
فِي مِلْح البَحْر؟
هَل تَطْوي الطرِيقَ
إلَى الـمَوْت؟
لوْ سَلّفْتُكَ مِجدَافا
قَدِيمًا
أيّها الظِّلّ
هَل يـُمْكننِي السّهر؟


لم لا تأتي ؟


في مرآتي السابقة
كنت أنوي أن أصير بحرا
لكن أمواجي كانت في مأتم .
كنت أنوي أن أصير شجرة
لكن أوراقي خرجت في موعد مع الرياح .
كنت أنوي أن أصير جبلا
لكن ظهري كان في العراء
كنت أنوي أن أصير ترابا
لكن مطري كان ينزل
كنت أنوي أن أصير ظلا
لكن الدخان كان في العراك
كنت أنوي أن أصير عصفورة
لكن الغابة كانت في الصيد
كنت أنوي أن أصير سلحفاة
لكن ظهري كان في الحرب
كنت أنوي أن أصير ضفدعة
لكن نقيقي كان في السماء
كنت أنوي أن أصير وردة
لكن عطري كان واقفا
كنت أنوي أن أصير ضوءً
لكن عتمتي كانت في (علبة ليلية )
كنت أنوي أن أصير طريقا
لكن ذاكرتي كانت في حيرة
كنت أنوي أن أصير شيطانا
لكن جدتي كانت تتبعني
كنت أنوي أن أصير إلهة
لكن والدتي كانت تغطيني في النوم
كنت أنوي ألا أصير أنا
لكن أبي أنجبني...



Oulaya Drissi El BouzadiOulaya Drissi El Bouzaidi (Taounat, Marruecos)
Traducción: Rajae Dakir
Enlace: http://festivalpoesiabsas.com.ar/wordpress/?team=oulaya-el-idrissi-el-bouzidi

Siguenos en FacebookSíguenos en TwitterSiguenos en BloggerSiguenos en Pinterest


mayo 25, 2019

,   |    |  

Un poema inédito de Alejandro Schmidt




Alejandro Schmidt


No  alcanza


De reojo veo la Biblia en la mesa de luz
La Biblia que tuve 28 años en un cajón del escritorio del laburo en un corral de infancia
anotada rayada manchada 
Se oyen pasos y toses en el pasillo del hotel
fumo
Pienso en el tándem
King Koontz Straub Barker Connolly...
En las fotos y documentos de mi padre
En una peras que vi ayer y parecían tan ricas a mediodía bajo el sol y no las pude comprar
y a tu piedad la piedad de cualquiera tampoco

Pienso en todo lo que conocí sin conocer
En los mundos no vistos
En sentimientos tambien desconocidos
En un bar nuevo donde fui ayer con un amigo que me hablaba de las editoriales españolas de reportajes de errores
está al fondo de una galería oscura casi toda desalquilada
es linda
más triste que el adiós y más cómoda

La mayoría de los 70 libros que escribí los escribí porque no encontraba que más hacer
había más
pero no lo encontraba
Es un pecado

El año pasado
Por lo menos no pasaba frío
y podía comprar todas las manzanas y libros que se me ocurrieran
pero estaba triste no como ahora que estoy triste y me tengo con algunos hilitos del cielo de los tontos

escucho un montón de gente que carece de relaciones con el infierno y los desiertos suaves

un gorrioncito y su mendrugo sienten más

rápido rápido se les mueve el pecho a estos pajaritos que están por todo todo el mundo
los griegos le decían psicopompos que llevaban y traían las almas
cualquier cosa decían los griegos

En este pedacito de mesa donde escribo hay una botella de agua oxigenada cuadernos libros carpetas algodón tarjetas medias programas de cine aromatizadores textiles
bolsas

Hace un mes más o menos encontré un libro de Rimbaud tirado en la vereda
era de nochecita

La vida no alcanza
Amarte no alcanza

Cada uno con sus broches sus manchas
la harina de su memoria
y el hoy
como un león
como un león

te das cuenta y ya como que el sol se va
nada le importa
y claro
es el sol

No
La vida no alcanza




Otros poemas de Alejandro Schmidtaquí

Imagen: Julio César Audisio

Siguenos en FacebookSíguenos en TwitterSiguenos en BloggerSiguenos en Pinterest


mayo 24, 2019

,   |    |  

Derek Mahon: "Pero las colinas son aún las mismas..."




Derek Mahon


Sobrevidas



para James Simmons






1









Me despierto en un piso oscuro

al rugido suave del mundo.

Los pájaros se besuquean sobre los techos

blancos mientras corro las cortinas

y miro a Londres

fresca de lluvia a la luz de la mañana.






Este es nuestro elemento, las brillantes

razones por las cuales confiamos

en las soluciones a largo plazo.

Los oradores parlotean y hay armas

que suenan en una calle secundaria;

pero sigue viva la fe




de que en nuestro tiempo estas cosas

sorprenderán a los que estudian

en escuelas no sectarias

y de que los lugares oscuros arderán con amor y poesía

cuando prevalezca el poder del bien.



Qué clase media de mierda somos

al imaginar por un segundo

que nuestros privilegiados ideales

son divina sabiduría y las formas

vagas que se arrodillan a mediodía

en la ciudad no son las nuestras.






2






Viajo por mar a casa

por primera vez en años.

Alguien puntea una guitarra

en la cubierta oscura, mientras una gaviota

sueña al tope del mástil,

las olas salpicadas de luna se regocijan.


Al alba el barco tiembla, gira

en amplio arco hacia atrás,

avanzando estremecido por el estuario gris

más allá del faro y las boyas,

las gradas y el dique seco

donde arde una lámpara desnuda;


y yo piso tierra bajo una fina lluvia

en una ciudad tan cambiada

por cinco años de guerra

que apenas reconozco

los lugares en donde me crié,

las fachadas que intentan explicar.


Pero las colinas son aún las mismas

gris-azuladas sobre Belfast.

Tal vez si me hubiera quedado

y vivido bomba tras bomba

hubiera sido adulto al fin

y aprendido qué quiere decir hogar.







Afterlives






for James Simmons






1






I wake in a dark flat
To the soft roar of the world.
Pigeons neck on the white
Roofs as I draw the curtains
And look out over London
Rain-fresh in the morning light.





This is our element, the bright

Reason on which we rely

For the long-term solutions.

The orators yap, and guns

Go off in a back street;

But the faith doesn’t die






That in our time these things

Will amaze the literate children

In their non-sectarian schools

And the dark places be

Ablaze with love and poetry

When the power of good prevails.




What middle-class shits we are

To imagine for one second

That our privileged ideals

Are divine wisdom, and the dim

Forms that kneel at noon

In the city not ourselves.







2






I am going home by sea

For the first time in years.

Somebody thumbs a guitar

On the dark deck, while a gull

Dreams at the masthead,

The moon-splashed waves exult.


At dawn the ship trembles, turns

In a wide arc to back

Shuddering up the grey lough

Past lightship and buoy,

Slipway and dry dock

Where a naked bulb burns;


And I step ashore in a fine rain

To a city so changed

By five years of war

I scarcely recognize

The places I grew up in,

The faces that try to explain.


But the hills are still the same

Grey-blue above Belfast.

Perhaps if I’d stayed behind

And lived it bomb by bomb

I might have grown up at last

And learnt what is meant by home.











Otros poemas de Derek Mahonaquí

Traducción: Adam Gai

Imagen: The Irish Times





Siguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Siguenos en Blogger
Siguenos en Pinterest









mayo 22, 2019

, ,   |    |  

Jane Hirshfield: Sin embargo una hora puede tener proporción y forma...



Jane Hirschfield


Mis proteínas



Han descubierto, dicen,
la proteína del escozor—
péptido natriurético cerebral—
y que viaja por su propio sendero
a lo largo de mi columna vertebral.
Como lo hacen el dolor, el placer y el calor.

El cuerpo por lo que se ve es una autopista,
un cruce de autovías
bien diseñado, bien trazado.
Parte de mí va hacia el norte, parte hacia el sur.

El noventa por ciento de mis células, han descubierto,
no son parte de mi propio ser,
sino de otros seres que viven dentro de mí.

Del mismo modo que el noventa y seis por ciento de mi vida no es mía.

Además yo, por lo que dicen, soy ellos—
mis bacterias y mis hongos,
mi padre y mi madre,
abuelos, amantes,
mis conductores hablando por el móvil,
mis metros y mis puentes,
mis ladrones, mi policía
que persigue a mi yo noche y día.

Mis proteínas, aparentemente también yo,
pliegan las camisas.

Encuentro en esta metrópolis abarrotada
un rincón tranquilo
en el que con piezas de Lego no-yo construyo
un banco,
palomas, un sandwich
de pan de centeno, queso y mostaza.

Es yo y no es yo
el hambre
que hace bueno al sandwich.

No es yo luego es,
el sandwich—
un misterio que ninguno de nosotros
puede doblar, desdoblar ni consumir.



Mis ojos



Una hora no es una casa,
una vida no es una casa,
no vas de una a otra como si
hubiera una puerta que las conectase.

Sin embargo una hora puede tener proporción y forma,
cuatro muros, un techo.
Una hora puede caerse como un vaso.

Hay quien quiere calma como hay quien quiere pan.
Hay quien quiere dormir.

Mis ojos fueron
hacia la ventana, como perro o gato dejado a solas.



En mi cartera llevo una tarjeta



En mi cartera llevo una tarjeta
que declara que tengo el poder de legalizar un matrimonio.

En mi cartera llevo una tarjeta
que declara que puedo conducir.

En mi cartera llevo una tarjeta
que le dice a los comerciantes que deben confiar en que les pagaré.

En mi cartera llevo una tarjeta
que asegura que puedo tomar prestado un libro en la ciudad en la que vivo.

En mi mano llevo una tarjeta.
Sus líneas declaran que no tengo tarjetas, ni coche,
ni estado, ni dinero.

Es liviana y sin aristas.
Me nombra miembro de la Orden de Cuantos Morirán.



Lejos de casa, pienso en los poetas exiliados



Lejos de casa
leí a poetas exiliados
–Ovidio, Brecht.

Luego, esa noche dejé los libros
a los pies de mi cama.

Toda la noche fingieron ser la gata.

Ni una sola vez
la desperté.



Jane Hirschfield (1953, New York, Estados Unidos de Norte América)
Fuente: https://www.elcultural.com/blogs/rima-interna/2015/08/cuatro-poemas-de-jane-hirshfield/
Traducción: Martín López-Vega
Imagen: Oregon Live
Siguenos en FacebookSíguenos en TwitterSiguenos en BloggerSiguenos en Pinterest

mayo 21, 2019

,   |    |  

Versión topográfica de la orina de mi perro



ahora, ocioso,
paseo a mi perro
en horas desacostumbradas.
Incómodo, (o algo así, no definido)
por la frecuencia de mis circunstancias
en los ojos de los demás.
Bordeamos otra vez el paredón rojo
y me detengo
para crear la versión topográfica
de su orina. Una isla,
un archipiélago donde brama el mar
y azota al acantilado.
La isla se extiende
sobre un país siempre en ciernes.
Más que la lámpara del asceta o una siesta,
necesito un estruendo.
Ahora ocioso
y repetido en los ojos de enfrente,
algún día me llamaré “aquel
que paseaba el perrito…”




Pedro DonangeloPedro Donangelo (Buenos Aires, Argentina)
Otros poemas, aquí

Siguenos en FacebookSíguenos en TwitterSiguenos en BloggerSiguenos en Pinterest

mayo 18, 2019

,   |    |  

Carl Rakosi: "Ago. 7, 1972"



Carl Rakosi


Ago. 7, 1972



El otro día
                  estaba tipeando Ago. 7, 1972
y olvidé
                  poner la minúscula.
Instantáneamente un mensaje
                                                apareció
que circula usualmente
sólo entre los de su propia clase:
                                               AGO. &, !( &@.
Tenía el aura de lo impenetrable.
                                                                   De hecho,
no necesitaba ser entendido en absoluto,
incluso si concernió a los seres humanos.
Ése fue su mayor encanto.
                                                En síntesis
estaba basado
                                       en lo incondicional,
uno de los atributos de la belleza.



Aug. 7, 1972



The other day
                       I was typing Aug. 7, 1972
and forgot to
                       drop to lower case.
Instantly a communication
                                                    appeared
which circulates ordinarily
only among its own kind:
                                    AUG. &, !( &@.
It had the allure of the impenetrable.
                                                     In fact,
it didn't have to be understood at all,
even on whether it cared for human beings.
That was its greatest charm.
                                               In short
it was grounded
                       on the unconditional,
one of the attributes of beauty.



mayo 17, 2019

,   |    |  

María Belén Sánchez


Quietud





En un bastidor

mi cuerpo

espera

ser cosido

por el tiempo

y sus hilos invisibles.





Reconocimiento





Con un hilo rojo

me bordo

las uñas

de los pies



ahora

me pertenecen.





Transparencia





Todavía se ven hilos

bajo las cicatrices

antiguas heridas

en silencio.





Definición





Cicatriz:

enredadera o

puente tejido



puntadas de la memoria.





Temporal





Río mental

la corriente arrasa

y levanta los últimos hilos

que te sujetan

a mi memoria.





Búsqueda





Para mirar adentro

cosí mis párpados

ojos cerrados

mirando



lejos.















María
Belén Sánchez
(1984, Santa Fe, Argentina) Es Profesora en Letras
egresada de la Universidad Nacional del Litoral. Estudió fotografía y participó
en diversas Muestras Fotográficas. Coordina Talleres Literarios y proyectos de
formación artística donde las letras se amalgaman con las fotografías. Las
palabras y las imágenes han sido las principales líneas que interpelan en forma
permanente su producción literaria. 
Publicó “Costuras” su primer libro de poesía (Modesto
Rimba, 2018). 
Actualmente reside en la capital de la provincia donde se
desempeña como docente en escuelas secundarias públicas.


Envio de María Belén Sánchez

Siguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Siguenos en Blogger
Siguenos en Pinterest








mayo 16, 2019

,   |    |  

Idea Vilariño

Idea Vilariño

O fueron nueve



Tal vez tuvimos sólo siete noches
no sé
no las conté
cómo hubiera podido.
Tal vez no más que seis
o fueron nueve.
No sé
pero valieron
como el más largo amor.
Tal vez
de cuatro o cinco noches como ésas
pero precisamente como ésas
tal vez
pueda vivirse
como de un largo amor
toda una vida.




No hay nadie


No estoy
no esperes más
hace tiempo me he ido
no busques
no preguntes
no llames que no hay nadie.
Es una loca brisa de otros días
que gime
es un pañuelo al viento
que remeda señales.
No llames
no destroces tu mano
golpeando
no grites no preguntes
que no hay nadie
no hay nadie.




Tan arduamente el mar...



Tan arduamente el mar,
tan arduamente,
el lento mar inmenso,
tan largamente en sí, cansadamente,
el hondo mar eterno.
Lento mar, hondo mar,
profundo mar inmenso...

Tan lenta y honda y largamente y tanto
insistente y cansado
ser cayendo como un llanto, sin fin,
pesadamente,
tenazmente muriendo...

Va creciendo sereno desde el fondo,
sabiamente creciendo,
lentamente, hondamente, largamente,
pausadamente,
mar,
arduo, cansado mar,
Padre de mi silencio.



mayo 15, 2019

,   |    |  

Héctor Giuliano

No soles ni escalpelos

Que impiden el paso

De carros triunfantes,

En el zócalo de la tierra

Sombras y mentiras granizan.





L

la realidad sus partes

sustancia de vastas superficies

me enfrasqué

descripción puntual de apariencias

efecto sobreimpreso

variantes incompatibles

prolijo valor explicativo

transición del modo verbal

gracioso cuello renacentista

refutación de Astrea.

Descolgué una oreja

dubitación codificada

virtud dormitiva.





Wake up!





Escamas en el cuerpo amenazado,

Amarillos repliegues;

Ya no hay hijos

Tan vivaces que gocen

De perros desgarrados.





Dentro de tu corazón

El arroyo

Fluye.

Soneto

Que lastima

El alba en Pérsepolis.




Héctor Giuliano (1947, Murazzano, Piamonte, Italia. Reside en Argentina)








Siguenos en FacebookSíguenos en TwitterSiguenos en BloggerSiguenos en Pinterest