mayo 21, 2019

,   |    |  

Versión topográfica de la orina de mi perro



ahora, ocioso,
paseo a mi perro
en horas desacostumbradas.
Incómodo, (o algo así, no definido)
por la frecuencia de mis circunstancias
en los ojos de los demás.
Bordeamos otra vez el paredón rojo
y me detengo
para crear la versión topográfica
de su orina. Una isla,
un archipiélago donde brama el mar
y azota al acantilado.
La isla se extiende
sobre un país siempre en ciernes.
Más que la lámpara del asceta o una siesta,
necesito un estruendo.
Ahora ocioso
y repetido en los ojos de enfrente,
algún día me llamaré “aquel
que paseaba el perrito…”




Pedro DonangeloPedro Donangelo (Buenos Aires, Argentina)
Otros poemas, aquí

Siguenos en FacebookSíguenos en TwitterSiguenos en BloggerSiguenos en Pinterest

0 comentarios:

Publicar un comentario